Doblar un castillo hinchable correctamente, ¡nada más fácil que eso!

Cuando te encuentras por primera vez frente a un castillo hinchable, seguramente te preguntas cómo vas a lograr que vuelva a ser tan pequeño y compacto como antes de montarlo. ¡Esta reflexión es completamente justificada, ya que doblarlo sí requiere cierto esfuerzo físico! Muy a menudo, a los nuevos dueños de un castillo hinchable les cuesta mucho doblarlo correctamente y se ven totalmente abrumados. Para que eso no te pase, queremos darte unos consejos aprovechando nuestra larga experiencia como alquilador de castillos hinchables.

Primero, lo más importante: antes de desmontarlo, ¡el castillo hinchable debería estar completamente seco! No solo casi seco ni “un poco húmedo”, ¡sino realmente sequísimo! Las costuras y el suelo también deberían ser revisado con mucha atención. Si no hay otra opción y tienes que desmontar el castillo hinchable estando mojado, deberías volver a montarla lo más pronto posible y dejarla secar completamente bajo el sol.

Bueno, cuando esté seco el castillo hinchable, ¡vamos al grano!

¿Cómo saco todo el aire del castillo hinchable?
Primero, deberías apagar el soplador y desconectarlo de la manguera del castillo hinchable. Luego, tienes que abrir todas las cremalleras y otras aperturas presentes y mantenerlas abiertas por un tiempo con la mano. Es la mejor manera de evacuar el aire. Ahora, alguno se preguntará: ¿Por qué no existe algún aspirador o soplador que simplemente aspire el aire? La respuesta: ¡Eso existe! Pero tras haber probado una serie de modelos, hemos llegado a la conclusión de que lamentablemente, estos deflactores no son muy eficientes. Por eso simplemente continuamos con la mano (o con los pies) y caminamos sobre el castillo hinchable hasta que la mayor parte del aire esté fuera y el castillo esté plano.

¡Ahora cabe doblarlo correctamente, para que el castillo hinchable quede bien compacto y fácil de transportar! Lo mejor es doblarlo primero desde ambos lados hacia la mitad. Después de este primer paso, se recomienda caminar sobre el castillo hinchable para sacar más aire. Luego, doblarlo otra vez por la mitad y volver a caminar encima. Cuando el castillo hinchable ya parece una manguera delgada (aprox. un metro de anchura), puedes empezar a enrollar el castillo hinchable empezando por la parte delantera (es decir desde el escalón frontal). Cuando esté listo el rollo, ¡simplemente tensa una cinta alrededor del castillo y envuélvelo nuevamente en la funda protectora o el saco de transporte! Así el castillo hinchable cabe en cualquier vehículo combi y se deja almacenar fácilmente sobre una euro-paleta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
Ir arriba